Header Ads

Análisis Human Fall Flat (Nintendo Switch): Un juego de puzzles indescifrable

Los juegos de rompecabezas han estado muy de moda últimamente, desde los tiempos lejanos del grandioso Portal el género ha vivido un repunte muy importante, ya que el juego de VALVE logró llevar el reto de descifrar nuestra mente a un nuevo nivel, joyas recientes como The Witness apostaron por mecánicas tan complejas e increíbles como crear una isla llena de rompecabezas que el juego resultó ser  un cubo de Rubik en sí mismo, ¿Pero qué pasa con Human Fall Flat? ¿Un título que apuesta por resolver problemas en base a la física de los objetos tendrá los recursos suficientes para ser divertido? 


La respuesta es NO, lamentablemente en Human Fall Flat los momentos negativos y desesperantes son mayoría respecto a la buenas sensaciones que en ocasiones entrega el juego. Desde el inicio del mismo nos sentiremos super extraños, ya que su atmósfera se asemeja a uno de eso típicos sueños de fiebre donde parecieras flotar en el vació, y es que literalmente nos encontraremos en mapas callados y flotantes, donde nuestro único objetivo será ayudar a nuestro personaje a atravesar tan peculiares mundos.  

Curiosamente cundo tomas el control por primera vez, y ya superado el sentimiento de extrañeza, la emoción se apoderará de ti, ya que las mecánicas tan simples funcionan muy bien en los primeros minutos, provocando que un impulso incontrolable por descubrir cada secreto del mapa llene tu cabeza, lamentablemente esto acaba muy rápido. Por extraño que parezca esa emoción inicial me atrapó solo en los primeros tres niveles que sirven a modo de tutorial, ya que en el aprenderemos a utilizar nuestras manos presionando “ZL” y “ZR” (un botón por cada extremidad), en base a este principio descubriremos como activar interruptores, escalar, cargar y mover objetos. Hasta aquí todo parece bien, pero cuando el juego comienza a ponerse serio, la diversión acaba. Y esto sucede principalmente por que en realidad no estaremos resolviendo ningún acertijo, a excepción de contadas ocasiones el reto se limitará a manipular objetos estratégicamente colocados en el escenario para básicamente escalar o activar un switch, 


Mientras los mundos se hacen cada vez más grandes las deficiencias en el control salen a relucir, los niveles pequeños y cuadrados parecían perfectos para un control  tosco y lento como el que notoriamente fue diseñado adrede para Human Fall Flat, ya que con el, la dificultad y el sentimiento de logro se maximiza, pero en niveles gigantescos más avanzados se volverá un autentico terror por que tendremos que recorrer largas distancias a la velocidad y gracia de un zombie. 

Ahora, a mayor complejidad de plataformas la impresición de la cámara y el control se torna un caos. Como dijimos antes, en este juego se apuesta por la física de los objetos, ¿Cómo es acomodar un roca con las dos manos?, ¿Cómo es levantar una viga de acero y manipular su peso?, ¿Cómo debería de sentirse el arrastrar una balsa o un tronco?, es en estos escenarios cuando pareceremos unos locos haciendo malabares para controlar un trozo de madera en el aire o tratar de usar los remos de un bote y ver con frustración que el sistema no responde  y como la cámara nos aplasta. 

Pero tal vez el mayor problema del título es que no hay logro alguno en el, el juego no nos recompensa con nada. En un videojuego que presume de mapas abiertos, esto se nota más…Por ejemplo, en los mundos hay varios caminos, muchos de ellos sirven como atajos y otros solo están puestos ahí para que los recorramos y ya, ¿de que nos sirve desviarnos, llegar a la cima de una montaña si esta no influye para nada? No encontraremos en ella un switch o un objeto coleccionable. La sensación en estos casos es como la de un perro mordiéndose la cola. 


Incomprensiblemente, muchas veces al estar frente a un reto se nos presentaran dos formas de resolverlo o como ya dijimos, de cruzar o escalar...pero se sienten tan forzadas que acaban por carecer de sentido, no importa que camino elijamos. 

¿Pero hay algo entonces que salve del desastre a Human Fall Flat? Si lo hay, y es que de alguna forma extraña el juego se las arregla para entretener, por más que tu ingenio se desperdicie en manipular objetos y en acertijos desabridos...siempre hay  satisfacción al terminar una fase, sus mundos visual y atmosféricamente atrapan  al jugador, su música es muy buena, sus niveles tiene varias rutas que descubrir, pero te aseguro que ninguno de estos atributos serán suficientes como para que Human Fall Flat ocupe 1.2 gigas en tu Nintendo Switch. Por lo tanto no nos queda más que otorgarle un rotundo dislike. Esperamos que esta reseña te haya gustado, comparte tu opinión sobre este y otros juegos en la caja de comentarios... ¡Nos vemos en la próxima!

No hay comentarios