Header Ads

Atari Jaguar: La última consola de Atari

Ahora que Atari esta en boca de todos tras anunciar su regreso al negocio de los videojuegos con la AtariBox, nos parece que es el momento indicado para recordar cual fue la última consola de la compañía, aquella que la dejo prácticamente en la ruina y que puso en un largo sueño de 24 años a un gigante de la industria ¿Quieres conocerla? ¡No te pierdas este artículo!


Atari es sencillamente una de las compañías pioneras en el negocio de los videojuegos, sus consolas prácticamente dieron forma a la industria que conocemos hoy en día. Después de crear el Atari Pong en el año de 1975 y dar sus primeros pasos en el entretenimiento electrónico, Atari estaba lista para mostrar al mundo el Atari 2600, un aparato revolucionario y que catapulto a la compañía a ser el líder indiscutible en la industria.

Luego del enorme éxito que obtuvo la con esta consola llegaron grandes fracasos con el Atari 5200, el Atari 7800, Atari XE Video Game System y Atari Lynx la primera consola portátil de la compañía y que nada pudo hacer para competir contra el poderoso Gameboy.

Es en este punto en el que Atari estaba decidida a realizar una última apuesta, fiel a su tradición intento sorprender al mundo con un autentico monstruo, el Atari Jaguar, el cual fue puesto a la venta en el año de 1993 y suponía un salto enorme a todo lo visto hasta ese entonces, mostrando una consola de 64 bits cuando sus competidores aun rondaban los 16, además, el Sega Saturn y el PlayStation, consolas de 32 bits tardarían más de un año en llegar al mercado.

Pero todo ese poder y esa vanguardia no rindieron los frutos esperados, desde un inicio Atari falló en el diseño de su nueva consola, una serie de errores imperdonables como su arquitectura difícil de asimilar para los programadores, un control tan poco amigable que es considerado el peor de la historia y la elección de utilizar cartuchos para almacenar los juegos son solo algunos de los ejemplos que llevaron al fracaso a esta prometedora consola.


Poseedora de un procesador de 64 bits, el Atari Jaguar era un autentico monstruo

Simplemente para los compradores, el alto precio de la consola que en aquellos años rondaba los 249 dolares era motivo suficiente como para alejarse de ella y más si tomamos en cuanta que su catalogo de juegos era bastante pobre, y muy pocos, por no decir ninguno lograron explotar de buena forma esos gloriosos 64 bits que tanto presumía Atari, sencillamente muchos se quedaron escépticos con las especificaciones de la consola, como ya lo comentamos anteriormente, su arquitectura no era para nada sencilla y programar juegos resultaba en una tarea titánica.

Pero si analizamos la situación, el orden y la buena planeación no estaban presentes en Atari desde hacia ya varios años, el mismo desarrollo del Atari Jaguar se vio envuelto en innumerables desafíos... pero, ¿Que orilló a la compañía a saltarse casi una generación entera?

Bueno, Desde 1988 Atari planeaba dar un golpe de autoridad y decidió emprender una investigación y desarrollo para dos consolas distintas, la Atari Panther estaba pensada como la verdadera sucesora del Atari Game System suponiendo igualmente un avance significativo pues su arquitectura seria de 32 bits, en el mismo instante, con la intención de ganarle tiempo al tiempo, la compañía desarrollaba el Atari Jaguar, su idea era lanzarlo a la venta varios años después que la Panther.

Pero las cosas no iban por buen camino, en algún punto el desarrollo de la Atari Panther se encontraba atascado y los avances eran bastante lentos, Atari viendo que la Atari Jaguar progresaba de mejor forma en su desarrollo decido centrar todos sus esfuerzos en esta última y cancelar su proyecto de 32 bits.


De esta forma podemos darnos cuenta que esta súper consola de Atari no fue más que un experimento al que le quedaban muchos años por madurar, su prematura salida al mercado la condiciono a fracasar de irremediable forma, los desarrolladores nunca quisieron explotar las capacidades de la consola, su librería de juegos era bastante pobre y en la mayoría de los casos se trataban de ports mal adaptados de otras consolas.

Una mediana lista de accesorios fueron lanzados para cubrir ciertos errores de diseño y de paso intentar mejorar el rumbo y alargar el ciclo de vida del Atari Jaguar, especial mención al Jaguar CD, periférico que permitía a la consola correr juegos con este novedoso formato, lamentablemente no más de 11 títulos fueron desarrollados aprovechando estas capacidades y su precio era lo peor, nada más y nada menos que 150 dólares, como resultado se especula que solo 20 mil unidades fueron fabricadas.

Posiblemente el peor control en la historia de los videojuegos

 Además, como si esto no fuera suficiente el Atari jaguar, como ya lo habíamos comentado en un inicio, no solo era poseedor del control más horrible de todos los tiempos, también, estaba desfasado y anticuado. pues además de parecer un teléfono este solo incluía 3 botones cuando el Super Nintendo ya incluía 6 botones en su increíble mando.

Las criticas fueron abrumadoras y una vez más, Atari decidió poner remedio a la situación diseñando el ProController, el cual presentaba 6 botones principales y dos gatillos en la parte de arriba. Tristemente la compañía se equivoco una vez más, pues este nuevo control nunca fue vendido junto con la consola.

De esta manera el Atari Jaguar rodeado de innumerables errores y una nula planeación solo logro un accidentado desempeño en el mercado, las cifras de venta del sistema rondan alrededor de las 250 mil unidades, lo que la coloca como una de las consolas peor vendidas en toda la historia.

Este fue el ultimo suspiro de Atari, una aventura que duro menos de 3 años pero que la industria jamas olvidara. Ahora casi dos décadas y media después, una de las compañías más añejas, aquella que le dio forma y color a todo lo que conocemos como videojuego, lo intentará de nuevo.  


No hay comentarios